La didáctica de la semilla

IMG_1408

Ahora que iniciamos septiembre, un año escolar se estrena y su cargamento de saberes encuadernados a cuestas en la mochila también.

A este fenómeno se le viene llamando desde largos decenios atrás: “la vuelta al cole”. La escuela vuelve a abrir sus puertas y las mentes de sus discípulos. Como si escuela no hubiese más que una; oficial, académica y democrática. Como si paredes, pizarra, mesa, silla, ¡siéntate!, silencio, ¡cállate! y libros de texto (mucho texto) fuesen garantía de éxito prelaboral, ciudadano y humano en última instancia.

En realidad, la escuela se encuentra en todas partes. No hay ni pupitres ni vallas que frenen el deseo de aprender. Será tozudez o curiosidad humana el querer comprender lo que nos rodea. Y es así como la escuela de la naturaleza y la tierra es un abono perfecto para saciar esas ganas de saber más. Es una escuela donde se permite y se incita a tocar, reir, manosear, mancharse, preguntar, plantar, regar y después esperar.

IMG_1403IMG_1404

IMG_1405IMG_1407

Mis abuel@s y l@s abuel@s de mis ancestr@s no supieron de la vuelta al cole pero sí se formaron en la escuela de la vida del campo sobreviviendo en comunidad de septiembre en septiembre.

Por ell@s, tod@s ell@s, y por l@s que tienen que llegar reivindico el campotierrahuerto en la escuela de la vuelta al cole. ¡Una asignatura pendiente!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s